España: con paneles de madera construyen un hotel en una semana y obtiene la calificación más alta en certificación energética.


1
  • El hotel se inaugura este verano en Palafrugell, plena Costa Brava.
  • Lo forman tres módulos independientes, para 16 habitaciones, y toda la estructura se ha confeccionado durante dos meses.
  • Desde la recepción del encargo hasta el momento en que se produce la entrega para abrir al público, transcurrirán cinco meses.

Un hotel de madera completamente sostenible, que se inaugurará la próxima temporada de verano en el núcleo de Llafranc de la localidad de Palafrugell, en plena Costa Brava, se ha levantado en estos primeros días de abril con un plazo de montaje de una semana. La compañía Arquima, especializada en construcción modular, ha fabricado todas las piezas en su taller del municipio barcelonés de Sant Andreu de la Barca.

Los plazos para una superficie de 500 metros cuadrados, aunque muy breves, son los habituales en este tipo de arquitectura. Uno de sus responsables de la compañía, José Antonio González, detalla que la clave para ultimar el montaje en una semana de un edificio formado por tres módulos independientes, que albergarán dieciséis habitaciones, es que toda la estructura se ha confeccionado en las instalaciones de su empresa durante los dos últimos meses.

“Las fachadas llegan totalmente acabadas, así como las carpinterías exteriores, la tabiquería y los muros interiores”, subraya este responsable de Arquima, que precisa que, a partir del montaje, comenzará la labor de impermeabilización, ajustes y acabado de interiores antes de la inauguración prevista para junio. La velocidad a la que se realiza este tipo de construcciones se debe también a que la fabricación de las piezas se realiza de manera simultánea a los movimientos de tierra y hormigones.

La estructura es de una sola planta y la característica que más destaca González del nuevo hotel es la sostenibilidad y eficiencia que proporciona la construcción en madera. “Se trata del material más sostenible que existe por su bajo impacto en emisiones de dióxido de carbono y el bajo coste energético de transformación del producto”, añade.

“La resistencia térmica de estos edificios es muy alta, de manera que se obtiene un ahorro de cerca del 80% respecto a la construcción tradicional, especialmente en calefacción y aire acondicionado”, explica González. Y añade: “La madera es el único material en el que las emisiones de dióxido de carbono son negativas, ya que el árbol, durante todo su crecimiento, lo que hace es fijarlo”.

Certificación energética “A”

El hotel de Llafranc, de la empresa Esaroda, será una de las pocas de Cataluña con certificación energética “A”. En total, desde la recepción del encargo hasta el momento en que se produce la entrega para abrir al público, transcurrirán cinco meses. Toda la madera utilizada procede de bosques reforestados, gestionados de manera sostenible y está certificada con los principales sellos que lo garantizan.

Según el responsable de Arquima esta metodología para levantar estructuras está “en auge”. La directiva 20/20 obliga a que, a partir de 2020, todos los edificios sean de consumo energético muy bajo. La empresa está centrada en la actualidad en el sector hotelero, aunque maneja también otros proyectos como la construcción de una fachada en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona. “Una vez que el sistema entra en la administración y en la hostelería se están abriendo puertas para que la gente vea que esto, a lo que está poco acostumbrada en España, funciona realmente”, concluye González.

Fuente: 20minutos.es