Estudio revaloriza uso de madera en construcciones


Proyecto de experto de la U. de Santiago, predice el comportamiento de edificios y puentes de madera ante terremotos e incendios.


Alta resistencia, capacidad de aislar el calor, amortiguar vibraciones sonoras y ser más flexible en movimientos sísmicos son algunas de las bondades de la madera.

Pese a la larga lista de cualidades, el material fue desplazado durante el siglo pasado por otro tipo de estructuras para la construcción en Chile. Según el INE (2008), de las 150.000 viviendas que se construyen anualmente en el país, sólo 15% es de madera, en comparación con países como Canadá o Australia, cuyas cifras superan el 80%.

Para restaurar sus virtudes como material de construcción, Erick Saavedra, experto del Departamento de Ingeniería en Obras Civiles de la U. de Santiago, desarrolló modelos matemáticos (proyecto financiado por Conicyt), con los que ha podido corroborar las virtudes de la madera.

Por ejemplo, comprobó que ante una sobrecarga, el límite admisible de una losa de madera de pino radiata puede soportar 180 kg/ cm2, superior, dice, a la del acero.

El experto también modeló su resistencia al fuego. “En un incendio, las temperaturas alcanzan los 900°C. El acero pierde casi la mitad de su resistencia cerca de los 500°C. La madera tiene más resistencia porque se consume y carboniza a nivel exterior”. Es decir, el fuego afecta la madera a nivel superficial, pero su rigidez se mantiene intacta.

Otra de los mitos en torno a la madera es su capacidad de resistir terremotos. En sus simuladores matemáticas, Saavedra corroboró que es más flexible al movimiento sísmico que el hormigón, adaptándose de mejor manera al movimiento y con ello, aminora la posibilidad de un colapso estructural.

Finalmente, a nivel económico también se evidencia ventaja del material ya que la construcción en madera es más rápida y permite disminuir gastos operacionales y tiempo empleado en la edificación.


Fuente: www.latercera.com