Preocupación de la Federación de la Industria de la Madera ante la posibilidad de importar 14 mil viviendas desde China.


FAIMA presentó ante el gobierno su posición sobre la importación de casas chinas y el uso de madera en la construcción. 

Atentos a los trascendidos sobre importación de viviendas provenientes de China y las posteriores confirmaciones por parte de funcionarios del poder ejecutivo, la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA) ha mantenido en las últimas semanas una agenda activa con autoridades de gobierno tanto ejecutivas como legislativas, transmitiendo su honda preocupación por los alcances e implicancias de los acuerdos con el gigante asiático y, a la vez, acercando su propuesta y visión sobre uso de madera en la construcción y el potencial que esta tiene para dar solución a los desafíos en materia de déficit habitacionales y de infraestructura que hoy enfrenta Argentina.

Los representantes de la cadena de valor foresto industrial buscan la posibilidad de que se celebren acuerdos que garanticen el desarrollo de una oferta regional que dinamice al sector y permita así estimular el desarrollo de las economías regionales. A continuación, se listan las acciones desarrolladas y la agenda de trabajo con sector público.

 

Mesa Plan Belgrano Productivo

 

Durante el mes de abril, FAIMA y algunas de sus cámaras (APICOFOM, CADAMDA y AMAYADAP) fueron convocadas por las autoridades del Plan Belgrano Productivo a una mesa de trabajo interdisciplinaria donde se discuten las posibilidades de aumentar la construcción con madera.

 

En el marco de este espacio de trabajo nos fue confirmado que se incorporarán 14.000 viviendas chinas destinadas a planes de vivienda y que la intención del sector público es la de poder sumar las opciones de construcción con madera. A este efecto, el sector privado se ha comprometido a presentar la potencialidad de la oferta de viviendas de madera con la que hoy cuenta la industria argentina en este mercado y los distintos agentes de gobierno están evaluando aspectos normativos, de financiamiento y logísticos.

 

Ministerio del Interior

 

El pasado miércoles 12 de abril, las autoridades de FAIMA fueron recibidas por el Lic. Alejandro Caldarelli, Secretario de Provincias del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda. En el encuentro, se transmitió la voluntad del sector privado de cerrar acuerdos para garantizar demanda a proveedores locales que pueden responder con opciones de calidad y en el corto plazo.

 

El Secretario comentó distintas opciones que pueden impulsarse desde la Secretaría de Provincias para dar apoyo a gobiernos locales en el marco de proyectos que utilicen madera en la construcción. La Secretaría se mostró interesada en participar también de la mesa de trabajo junto a Plan Belgrano Productivo.

 

Recientemente, hemos solicitado audiencia con el Subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, Ricardo Delgado, en orden de poder avanzar a paso firme sobre una agenda común.

 

Visita de la Senadora Sandra Giménez

 

El pasado 10/04, la mesa directiva de FAIMA recibió la visita de la Senadora por la Provincia de Misiones, Sandra Giménez, quien comentó los detalles de un proyecto de Ley de su autoría, el cual indica un cupo de 80% para productores locales en proyectos de obra pública que requieran de productos foresto industriales.

 

La Senadora solicitó a FAIMA que apoye como entidad el tratamiento en la comisiones de Agricultura, PyMEs e Infraestructura del Senado de la Nación, así como también participar de dichas comisiones presentando los puntos del sector privado cuando estas tengan lugar.

 

Sobre el uso de madera en la construcción

 

La cadena de valor foresto industrial de nuestro país tiene la capacidad de ofrecer soluciones competitivamente económicas, eficientes, sustentables y de calidad a los desafíos que Argentina enfrenta en materia de déficits habitacionales y de infraestructura. En adición a esto, el uso de madera en la construcción asegura dos ventajas estratégicas alineadas al desarrollo económico. En primer lugar, es un vector clave para favorecer el desarrollo de economías regionales postergadas, creando empleo y valor agregado en las regiones y para las regiones. En segundo término, es una opción sustentable, sostenible y de menor consumo energético.

 

Ante oportunidades de demanda previsible, el sector cuenta con proveedores capaces de brindar soluciones y un potencial de desarrollo de negocios muy rico a nivel regional a través de encadenamientos dentro de la cadena de valor. La gran ventaja de los oferentes chinos es que, a través el apoyo del estado chino para la internacionalización de sus empresas, pueden brindar financiamiento en plazos y tasas que, bajo las condiciones actuales, ningún proveedor local puede afrontar financieramente. En este sentido, es necesaria la instrumentación de medidas que contemplen facilidades para la participación de PyMEs locales en planes de obra pública, ya sea en aspectos financieros como de cupos para favorecer el desarrollo de proveedores locales.

FUENTE: FAIMA