Sistema de construcción Platform Frame: Informe de CADAMDA en diario La Voz del Interior de Córdoba.


Sólido, ecológico y eficiente
Platform Frame. Con palos de madera. Un sistema de obra seca con trayectoria en Europa y Estados Unidos. Sus detalles y ventajas. Opiniones especializadas. Costos.

El Platform Frame es el sistema de construcción en seco más popular a nivel mundial. Heredero del tradicional Ballon Frame, que surgió en Estados Unidos en el siglo XVIII, ha revolucionado el mercado por múltiples ventajas: reducción del tiempo de ejecución, menores costos, empleo de materiales ecológicos, renovables y reciclables y la chance de realizar proyectos a medida.

Concepto base sencillo
El Ballon Frame sustituye las tradicionales vigas y pilares de madera por una estructura de listones más finos y numerosos, más manejables y que pueden clavarse entre sí. Este método viene creciendo en nuestro país por su trayectoria en países desarrollados (Estados Unidos, Canadá) y también porque la concientización del cuidado del medio ambiente ocupa un lugar importante en la construcción y el diseño arquitectónico local. La sustentabilidad de sus materiales genera una vivienda sólida, ecológica y eficiente.

Platform Frame toma el concepto de edificación de su antecesor, con una diferencia clave: se levanta la estructura planta por planta; así, el forjado interrumpe la continuidad de los pilares entre la primera y la segunda. Este cambio, forzado por la disponibilidad de madera larga en el mercado, trajo grandes beneficios a la construcción, como su reacción ante el fuego: en el nuevo sistema, el forjado interrumpe el paso de la llama a los pisos superiores.

En el Platform Frame, los montantes tienen la altura de cada nivel o piso; así, el entrepiso que los divide es pasante entre montantes y transmite sus cargas en forma axial y no excéntrica (como en el Balloon Frame). Otra ventaja: la menor altura de los montantes permite implementar el panelizado en un taller fuera de la obra, sin limitaciones para acarrear piezas (ahorra tiempo y dinero).

Principales ventajas
· Menor tiempo de obra y uso de recursos. Ejecución de obra más rápida que la construcción húmeda tradicional (60-80 días para construir una casa de 65 m2. Ahorra costos y aprovecha mejor los recursos.

· Ahorro de energía y mayor calidad de vida. Los materiales utilizados reducen drásticamente el uso de energía en verano e invierno. La madera es 15 veces más eficiente que el ladrillo en aptitudes térmicas. Los materiales aislantes utilizados en el proceso también mejoran la eficiencia. Además, reduce la humedad ambiente.

· Flexibilidad de diseño. Sin restricciones; admite ampliaciones, pues no tiene módulo fijo, y permite cualquier terminación (exterior o interior).

· Liviano. Una casa de este tipo pesa el 25% de una tradicional; ideal para construir en plantas altas o donde no se conoce su estado fundacional y es costoso hacer estudios previos.

· Otras ventajas. Combina con otros materiales y sistemas constructivos; facilita ampliaciones; recomendado en zonas proclives a sismos; bajo costo de mantenimiento en reparaciones o reformas; resistente y durable, con tratamiento adecuado provee eficiencia acústica.

Costos
El m2 sistema llave en mano, desde (U$S 650), un equivalente al cambio actual de $ 10.000. Fuente: CáMARA ARGENTINA DE LA MADERA.

En Argentina
“Argentina tiene un alto potencial para desarrollar este sistema constructivo, ya que cuenta con alta disponibilidad de maderas cultivadas como pino, álamo y eucalipto, que se adaptan muy bien a este sistema de construcción”, expresan los especialistas.

Respecto del cultivo de árboles, nuestro país ostenta una de las tasas de crecimiento más importantes del mundo en especies forestales como el eucalipto o el pino. Además, hay una alta disponibilidad de tierras para expandir la superficie forestada y alimentar un desarrollo de la construcción con madera, un material renovable y reciclable.

El Experto
Daniel Lasalle, Gerrente comercial de La Cámara de la Madera en Buenos Aires

Contra lo que a menudo se cree, la madera es un material más seguro que el acero frente al fuego. Como además permite construir en seco, reduce los tiempos de obra y los costos hasta en un 25 por ciento respecto a las construcciones húmedas.

 

Respecto al fuego, la madera comienza a quemarse desde afuera hacia adentro, pero sigue manteniendo la estructura y da tiempo para salvar lo más preciado de una vivienda, que es la vida de la gente que está adentro.

No hay que olvidar que el acero se funde a los 600/700 grados; así, muchos edificios implosionan, como fue el caso de las Torres Gemelas en Nueva York en el año 2001.

Pero aún hay más: aísla mucho mejor que las paredes de ladrillo frente al frío y al calor y, como genera una estructura menos pesada que la de una construcción en hormigón, se adapta a todo tipo de terreno y admite diseños prácticamente ilimitados.

FUENTE: lavoz.com.ar – Por Héctor Magnone*

Producción: Íconos Press Company.