Cómo construir una casa de 75 metros cuadrados, económica y lista para habitar en sólo 6 semanas


Una empresa formada por jóvenes que trabajaron en organizaciones sociales y el Estado crearon un sistema edilicio, donde la madera es protagonista. Su costo oscila entre USD 250 y 450 por m2

La construcción en seco ofrece la posibilidad de levantar una casa de 75 metros cuadrados (m2) en sólo 6 semanas a través del sistema Wood Frame, que consiste en la realización de una estructura de madera con numerosos listones que se clavan entre sí, compuestos de vigas y tirantes generalmente de pino.

Para efectuar este novedoso formato, 6 socios crearon la empresa B3 Hogar poco antes de la llegada de la pandemia. Cuentan que se hicieron muy amigos trabajando juntos en temas de acceso a la vivienda desde organizaciones sociales y el Estado (algunos habían formado parte de la Secretaría de Hábitat del gobierno anterior).

“En conversaciones que empezaron entre mates y que siguieron a distancia en la era virtual, nos planteamos ofrecerle a los argentinos una forma más eficiente y rápida de acceder a su casa” (Serantes)

“Además, contamos con formación técnica (arquitecto, diseñadora, ingeniero) y mucha experiencia en construcción. En conversaciones que empezaron entre mates y que siguieron a distancia en la era virtual nos planteamos ofrecer una forma más eficiente y rápida de acceder a una casa. Tomamos un modelo muy utilizado en Canadá y Estados Unidos y lo adaptamos”, dijo a Infobae Eduardo Serantes, director general de la compañía.

Sus socios son Ignacio Campos (construcción y logística), Gonzalo Campos (arquitectura y diseño), María Esquivel (innovación), Milagro Pereyra Iraola (relaciones institucionales) y Manuel Costa (socio inversor).

El déficit habitacional es enorme, de unas 3.500.000 unidades. Es un problemática que se agrava al no disponer de créditos hipotecarios flexibles y el acceso al suelo urbano, pero también tiene que ver con tecnologías caras y poco eficientes, argumentaron desde la compañía.

Costa señaló que estas cuestiones, “hicieron que nos planteáramos innovar. A su vez, Njambre, una company builder (empresas que lanzan al mercado a otras), incubó la idea y se transformó en una organización socia del proyecto, acompañándonos en el arranque en los temas en los que nos costaba cómo avanzar, permitiendo de forma muy rápida constituirnos como una empresa sólida”.

“Njambre, una company-builder (empresas que lanzan al mercado a otras), incubó la idea y se transformó en una organización socia del proyecto, acompañándonos para el arranque y despegue de la empresa” (Costa)

A la fecha, edificaron 3 casas modelo “Tranqui” y otras 3 “Piola”, pero en el mes de septiembre construirán cinco viviendas en paralelo.

Para poder acceder a las casas de madera que hace B3 hay que tener un terreno y tener alimentación eléctrica y de agua. Los que levantan la unidad se encargan de realizar las conexiones y la salida de efluentes cloacales.

Primeros pasos

“Una vez que la persona que se tiene el terreno solo hay que dibujar la idea y se ve el presupuesto. Diseñamos la solución que mejor se adapta con las necesidades de los clientes. Entre los diferenciales están la velocidad de construcción y los menores costos en comparación con el sistema tradicional”, aseguró Campos.

Si bien hay dos modelos estándar, el diseño es personalizado y se adaptan a la realidad del cliente, con terminaciones más o menos sofisticadas. Proponen módulos desde un dormitorio, baño y cocina. Son evolutivas, y pueden ampliarse a futuro o anexar oficinas y espacios como gimnasio o un espacio para home office.

Pereyra Iraola, contó a Infobae que “no todas las familias tienen el total del dinero para el proyecto grande de su casa, pero sí quieren empezar por algo. Nos ajustamos a esa primera inversión del cliente, pero teniendo en cuenta de qué manera puede expandirse en el futuro. También se puede ampliar a un segundo piso”.

“Los proyectos los cotizamos en pesos a la fecha de armarlos” (Esquivel)

Las casas Tranqui, son más económicas con terminaciones menos sofisticadas y miden entre 20 y 50 m2, y rondan los 250 dólares. Las casas Piola tienen terminaciones premium y pueden ser de hasta 300 m2, a un valor de 450 dólares el m2.

“Usamos estos valores como referencia, pero los proyectos los cotizamos en pesos a la fecha de armarlos. Esta variación está en el tipo de culminaciones. No es lo mismo una abertura de madera y vidrio simple que una de aluminio con doble vidrio. Después el sistema constructivo es el mismo”, dijo Esquivel.

Las Tranqui están orientadas a familias de ingresos medios-bajos que buscan buen precio sin perder calidad. Las Piola, en cambio, son para aquellos que están dispuestos a pagar por mayor calidad edilicia o que requieran menor mantenimiento a futuro. Serantes añadió que “se trata de un público que desea construir su casa de fin de semana, o una casa de campo o en un lote alejado. Priorizando buen precio y ganar tiempo. Una vivienda de 75 m2, la construimos en cerca de 6 semanas”.

Para lograr ese plazo trabajan en el montaje de la vivienda unas 5 personas, y disponen de varias cuadrillas que les posibilita edificar en simultáneo en diferentes proyectos.

Este sistema de construcción, a su vez, presenta una mejora de eficiencia energética, en comparación con la construcción tradicional. Utilizan materiales reciclados y no extractivos.

“Cada vez más a nuestros clientes, sobre todo los que están construyendo fuera del tejido urbano, les interesa que sumemos energías alternativas a su casa, ya sean paneles y termotanques solares, así como salamandras y chimeneas, para suplantar aires acondicionados o calefacciones de alto consumo eléctrico”, concluyó Pereyra Iraola.

Fuente: Infobae