Holanda: con tableros CLT, construyen una fabulosa vivienda que emula a un granero del siglo XIX


1

En una típica zona agrícola de Baarle-Nassau, en los Países Bajos había un granero de finales del siglo XIX. Su propietario pretendía convertirlo en una vivienda, pero debido al presupuesto limitado y el confort, se decidió -después de un extenso estudio- demoler la construcción y reemplazarla por una interpretación contemporánea de la típica granja holandesa. El establecimiento se dedica actualmente a la cría de ciervos rojos, una actividad de larga tradición.

El nuevo y más pequeño granero está diseñado y materializado a partir de una construcción de tableros de madera maciza (CLT) o contrachapados. Teniendo en cuenta la vigilancia y el contacto permanente con los ciervos, las vistas transversales fueron importantes para el cliente, con el fin de verificar el estado de los animales. La casa se construyó en una secuencia de espacios que están interconectados en la dirección longitudinal. Los largos ejes resultantes provocan que la vivienda sea más espaciosa mientras que al mismo tiempo permite ver a los ciervos en cualquier momento.

Al igual que una granja clásica, el techo está cubierto con tejas de barro. En este caso, continúan como un material de fachada y son perforadas por ventanas cuadradas de tres tamaños diferentes. Los extremos cortos de la casa se tratan como un plano de corte y terminan con paneles de vidrio y aluminio.

La elección del método constructivo con tableros de CLT tiene varias razones: como referencia a la granja tradicional de construcción con vigas expuestas; por el ahorro debido a no realizar un acabado del interior y por un período de construcción más corto en función de un negocio que sólo puede tolerar el trabajo en el sitio por hasta seis meses debido a la tranquilidad que los ciervos necesitan.

El proyecto se destaca a partir de su limitado presupuesto, 325.000 euros para una casa completamente terminada de 250 metros cuadrados, con cocina, baño y muebles a medida incluidos. La estructura de madera maciza se dejó al natural en el interior, lo que significa que la adición “estándar”, de cavidades para las cañerías y del material de terminación, es innecesaria. La estructura de madera permanece visible.

Todos los muebles a medida (escritorio de oficina, bancos, durmientes, chimenea, cocina, entre otros) fueron construidos también con tableros CLT, creando un interior completamente de madera. Esto fue complementado con detalles en blanco y negro. La simplicidad cruda del interior coincide perfectamente con la vida de la granja.

• Arquitectos
VIVA Architecture

• Ubicación
5111 Baarle-Nassau, Países Bajos

• Arquitectos A Cargo
Sylvie Bruyninckx, Isabelle Verbruggen, Elvia Gonzalez Costas

• Área
250.0 m2

• Año Proyecto
2016

• Fotografías
Koen Broos

• Proveedores
VELUX, Wienerberger, Forbo Flooring Systems

• Contratista
Arwo-Bouw