Palpitando la temporada Primavera-Verano: Ideas para construir pérgolas en tu jardín


PÉRGOLAS DE MADERA APORTAN VIDA Y ESTÉTICA

Con la llegada de la estación primaveral, la pérgola es un elemento muy demandado para colocar en patios, terrazas o bien como una marquesina en edificios por ejemplo. Son fáciles de construir e instalar y por una moderada inversión, se puede lograr un refugio ideal para los meses del verano.

Una pérgola es un elemento arquitectónico y estructural, conformado por un corredor de columnas verticales (denominadas pilares) que soportan vigas longitudinales (durmientes), que a su vez unen las columnas de cada lado y otras transversales para formar un enrejado abierto donde usualmente se desarrollan plantas trepadoras y enredaderas.

La pérgola puede ser independiente o adosada a un edificio u otra estructura en cuyo caso suelen eliminarse los pilares y sujetarse las durmientes de dicho lado a la estructura ya existente. El uso más común es la protección de zonas de paso en jardines, pero pueden también formar parte de un edificio como protección de zonas peatonales.

La palabra pérgola proviene del latín “Pergula” y las más antiguas conocidas datan de la Edad Media y principios del Renacimiento. Su estructura estaba conformada por brotes jóvenes y flexibles de sauces o avellanos unidos por la cabeza para formar una serie de arcos, donde se desarrollaban las plantas trepadoras para hacer un paseo fresco, sombreado y moderadamente seco.

En la actualidad para construir una pérgola pueden utilizarse maderas duras tradicionales, especies de rápido crecimiento como eucalipto y pino o vigas laminadas que permiten moldear formas increíbles a este tipo de proyecto. La tecnología de secado de la madera y los elementos de preservación existentes como barnices, lacas, aceites o pinturas, hacen posible que una pérgola de madera blanda pueda durar más de 30 años con el debido tratamiento.

Sin dudas es una opción que aporta vida y revaloriza cualquier sitio donde sea instalada.

[maxgallery id=”6644″]