Un proyecto de investigación de la UNNE analizó casos de construcciones de entramados de madera de viviendas unifamiliares en la provincia de Corrientes, y evidenció la versatilidad de ese sistema constructivo tanto para la resolución de viviendas de interés social como para viviendas que apuntan a un nivel medio alto.

El proyecto fue realizado por investigadores y especialistas de la Facultad de Ingeniería y la Facultad Arquitectura y Urbanismo de la UNNE, y abordó la problemática de la construcción mediante el sistema de entramado de madera de viviendas unifamiliares de Corrientes, desde la perspectiva de la sustentabilidad ambiental (económica, social y ecológica), considerando que Corrientes es la provincia con mayor superficie forestada del país.

En ese contexto, en el estudio se planteó como objetivo sistematizar las condicionantes de las construcciones de entramados de madera de viviendas unifamiliares en la provincia de Corrientes, a través de una metodología cuali-cuantitativa de análisis de casos de viviendas construidas.

La investigación estuvo a cargo del arquitecto Erick Kenedy, docente-investigador de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU-UNNE); la Dra. Arq. Claudia Pilar, profesora titular de la Facultad de Ingeniería (FI-UNNE) e investigadora del Instituto de Investigaciones Tecnológicas para el Diseño Ambiental del Hábitat Humano (ITDAHu), de la FAU-UNNE; y la arquitecta Sofìa Vallejos Kaliniuk, investigadora del ITDAHu (FAU-UNNE).

En el estudio se tomaron dos casos para analizar: viviendas sociales en la localidad de Virasoro (caso 1) y una vivienda privada en las inmediaciones de Corrientes capital (caso 2).

En el caso de las viviendas de Virasoro, se trata de la construcción en el año 2015 de 11 viviendas sociales de 70 m2 cada una, en la localidad de Virasoro, distante de la capital provincial a 320 km.

El prototipo ha sido diseñado por el Instituto de Vivienda de Corrientes (INVICO) y consta de estar comedor, cocina, un baño, dos dormitorios y espacios semicubiertos.

La vivienda es de perímetro libre con tecnología de entramado de madera, cubierta a dos aguas de chapa, revestimiento interior de placas de roca de yeso y exterior de siding de madera pintada. Las aberturas son de aluminio. Se encuentra sobre elevada del terreno lo que resulta recomendable para evitar el contacto de la madera con la humedad del terreno.

Cada vivienda se construyó en un plazo de 29 días con 4 operarios de la madera, 1 electricista y un sanitarista. Cada vivienda insumió un volumen de 6.000 pies cuadrados (14,15 m3).

“El caso estudiado en Virasoro demuestra la posibilidad de utilizar la madera como material abundante de la provincia, para reforzar su cadena de valor y paliar el déficit habitacional (el INVICO cuenta con 45.000 familias inscriptas que solicitan una solución habitacional)” consideran los investigadores de la FAU-UNNE.

Por su parte, el caso 2 analizado, se trata de una vivienda unifamiliar de 320 m2 cubiertos y 80 m2 semicubiertos, ubicada en las inmediaciones de la capital correntina en el paraje conocido como “El Perichón” construida en el año 2018, en el sistema de entramado.

La vivienda es de perímetro libre, cuenta con un estar comedor, cocina, lavadero, despensa, 5 dormitorios, 3 baños y se desarrolla en dos niveles.

Su construcción se llevó a cabo con 6 operarios, más electricistas, sanitaristas y colocadores de pisos de madera, en un plazo de 9 meses.

La tecnología es la misma que en el caso anterior: se encuentra sobre elevada del terreno mediante pilotes de hormigón prefabricadas con varillas cincadas que se vinculan a la solera inferior. La cubierta es de chapa y el cielorraso se materializa en una combinación entre placas de roca de yeso y sectores de madera. Insumió un volumen de 35.000 pies cuadrados de madera (82,55 m3).

Las aberturas son de PVC con DVH lo que aumenta la hermeticidad del conjunto y disminuye el intercambio térmico interior – exterior. Adicionalmente como otro aspecto de sustentabilidad incorpora sistemas activos de generación de energía solar térmica para agua caliente sanitaria (ACS).

“El caso 2 muestra que el mismo sistema constructivo da respuesta a una vivienda que apunta al sector medio alto, así como la versatilidad de las posibles terminaciones” indicaron los responsables del proyecto.

CONCLUSIONES DEL ESTUDIO

Los resultados del estudio fueron presentados recientemente en el XI Congreso Regional de Tecnología en Arquitectura (CRETA) realizado en la ciudad de Mar del Plata, y se destaca que los casos analizados muestran la versatilidad del sistema constructivo de entramado, tanto para la resolución de viviendas de interés social como para viviendas que apuntan a un nivel medio alto, con mayores superficies y terminaciones acordes.

Sostienen que el factor clave es el adecuado diseño arquitectónico sostenible (en lo constructivo, funcional y estético) para revertir preconceptos culturales sobre el uso de la madera en la provincia y la región.

“Este proceso recién inicia y augura un posible camino para el desarrollo sustentable de la provincia en el que los diseñadores y constructores del hábitat tenemos un rol decisivo” indican los autores del estudio.

Destacan que una medida reciente del Estado Nacional que declaró como “material tradicional” al Sistema de Construcción de Entramado de Madera, eliminando exigencias de certificaciones, “podría es el puntapié inicial que resulta necesario instrumentar y desarrollar, para transitar una curva de aprendizaje, que permita en un futuro implementar tecnologías más sofisticadas”.

EL INTERES POR LA MADERA

Según explican los autores del proyecto, la madera posee numerosas ventajas ambientales (es natural, renovable, reutilizable, reciclable, biodegradable, de bajo gasto energético para su transformación y carbono neutral) y constructivas (resistencia a distintas solicitaciones, rapidez de construcción y montaje, bajo insumo de mano de obra, ligera, buen comportamiento térmico y acústico, belleza y calidez).

Por sus altas prestaciones en todo su ciclo de vida resulta un material privilegiado en la construcción energéticamente eficiente.

En contrapartida, presenta ciertos aspectos a contemplar: cambio volumétrico al equilibrar su humedad y susceptibilidad al ataque de agentes biológicos (hongo e insectos), climáticos (humedad, radiación solar) y el fuego.

A pesar de ser un recurso abundante la madera se encuentra subutilizada y existe un gran interés por darle un mayor impulso, para paliar el déficit habitacional, mejorar las condiciones de confort de la vivienda, incrementar la cadena de valor del recurso y desarrollar alternativas sustentables e innovadoras en el sector constructivo.

Agregaron que la madera es el material con el que se construye aproximadamente el 70% de viviendas en los países desarrollados, especialmente mediante el sistema de entramados, sin embargo, en Argentina el desconocimiento o el mal uso de la madera en la construcción se traducen en un bajo uso del material, a pesar de que Argentina y en especial la zona Nordeste (NEA), posee recursos forestales aptos para su uso en este tipo de soluciones.

Uno de los principales aspectos que limitaba (y en cierta medida aun obstaculiza) la construcción en madera es que era considerado un sistema no convencional, siendo necesario para su uso la tramitación de un Certificado de Aptitud Técnica (CAT) ante la Secretaría de Vivienda de la Nación. El CAT puede ser otorgado a un material, a un componente constructivo o a un sistema constructivo mediante la realización de numerosos ensayos, pruebas y presentación de documentación técnica.

A través de la Resolución 3-E-2018 la Secretaría de Vivienda y Hábitat declaró “tradicional” al Sistema de Construcción de Entramado de Madera, lo que resulta un avance normativo y un aliciente para el sector y favorece notablemente este sistema por sobre los demás.

La consecuencia práctica de su promulgación es que la tramitación de un expediente de obra privada o pública ante los organismos que pudieran corresponder (Consejos Profesionales, Municipio, Organismos Públicos y entes financieros) debería resultar idéntica a la del sistema tradicional basado mampuestos y en mezclas húmedas.

“La madera en la provincia de Corrientes resulta un recurso estratégico para el desarrollo sustentable. Su uso para la construcción aumentaría el valor agregado de toda la cadena foresto industrial y podría colaborar para paliar el déficit habitacional” manifestaron los investigadores de la FAU-UNNE.

Indicaron que para aprovechar los potenciales y las limitaciones para el aprovechamiento de la madera como material de construcción, se concretan mesas de trabajo en la que participan numerosos actores, de distinta naturaleza, como ser el sector gubernamental (ejecutivo y legislativo), el sector privado (empresarios de distintos eslabones de la cadena), organizaciones intermedias (asociaciones mixtas y de madereros, consejos profesionales) y el sector científico (universidades, INTA, INTI).

La Universidad Nacional del Nordeste participa de estas instancias intersectoriales con propuestas de formación de posgrado de profesionales y capacitación de operarios, además del aporte desde la investigación y el desarrollo, de carácter inter, multi y transdisciplinario.

FUENTE: masproduccion.com