Chile: casa modular de madera gana concurso de vivienda social sustentable en la Patagonia


Confort, estética y calidez conjugados en un diseño que contempla la eficiencia energética y la identidad cultural.

Fuente:lignum.cl

Anunciado como una iniciativa inédita en la Patagonia chilena y organizado por el Servicio de Vivienda y Urbanización de la Región de Aysén (Chile), el Primer Concurso de Diseño “Vivienda Social Sustentable en la Patagonia” busca implementar un prototipo de vivienda social sustentable en madera, enfocándose en la reducción de los costos de calefacción y la disminución de emisiones de CO2 generadas por la leña, que al día de hoy es el principal energético en la región chilena.

Asimismo, el desafío arquitectónico se enmarca en la implementación de iniciativas como el Código de Construcción Sustentable y la nueva Norma Técnica Minvu 11 (NTM11), que aportan los nuevos requerimientos mínimos de diseño y de mejoramiento de la envolvente de la vivienda, además del establecimiento de la nueva zonificación térmica para el país.
A continuación, conoce el proyecto de B+V, ganadores del Primer Lugar en la competición chilena.

Según los arquitectos: la vivienda nace de la relación de 3 aspectos: la modulación, los usos libres y la sustentabilidad. Estos ámbitos son concentrados en una sola pieza central o “núcleo” que se presenta como un elemento jerárquico dentro de la vivienda. Es en este elemento rotundo en donde se resuelven las estrategias energéticas, las instalaciones y las circulaciones.

En términos materiales, el núcleo se compone por muros de alta inercia térmica. Estos se alimentan de radiación solar que incide a través de las zonas translúcidas de los muros y la cubierta. Ambos son compuestos por una doble capa de policarbonato alveolar separados por una cámara de aire no ventilada. Esto permite que el núcleo posea un invernadero que permite secar la ropa y la leña, haciendo esta última menos contaminante. A su vez, el invernadero funciona como espacio de buffer térmico que sube las temperaturas en la época de invierno. La coronación de la pieza central varia si la casa está orientada hacia el norte, el oriente o el poniente, buscando siempre la mayor radiación.

Además de la energía por radiación solar directa, el muro central se alimenta mediante el calor generado por la estufa a leña propuesta. Debido a la existencia de precipitaciones constantes a lo largo del año en la región, el núcleo central posee un sistema de acumulación de aguas lluvias mediante una cisterna. Las aguas acumuladas en la cisterna rodean con un serpentín el muro asociado a la estufa a leña, permitiendo así que exista agua caliente mediante la utilización de biomasa, fuente de energía 100% renovable.

Si bien existe una dimensión sumamente técnica del núcleo, éste también tiene una vocación familiar. El núcleo se presenta como un elemento que concentra los espacios de roces e interacción. Al concentrar las circulaciones y los espacios públicos en torno al núcleo central, se le agrega a la vivienda una calidad espacial que la reúne en torno al calor.

La casa núcleo no se plantea como una vivienda específica, sino que como un sistema de vivienda que se basa en ampliaciones en torno a un núcleo central. El sistema se hace cargo de la realidad de las viviendas sociales y las distintas intervenciones que estas poseen a lo largo del tiempo. Si bien, la vivienda base no da lugar a actividades alternativas a la vivienda, las ampliaciones consideran la posibilidad de dar distintos usos a los recintos, haciendo de la vivienda un sistema flexible y adaptable.

Para permitir una versatilidad en la utilización de los espacios interiores se hace uso del sistema constructivo poste y viga. A su vez este sistema impone una modulación, que permite la reutilización de muros y cubiertas existentes en las ampliaciones, lo que sumado a la elección del sistema constructivo –madera- disminuye drásticamente la huella de carbono del sistema. La vivienda base de 48,5 m2 considera el núcleo sustentable más 3 espacios modulados. Las ampliaciones son en 3 etapas, siendo la mayor de 103,4 m2. Esta última está formada por el núcleo y 8 espacios modulados.

El sistema Casa – Núcleo permite la construcción de viviendas según los tres tipos de agrupamiento existentes: aislada, pareada y continua. Esto se logra gracias a la modulación planteada y la inexistencia de aperturas en los costados de la vivienda lo que, además de permitir ampliar la casa en todas direcciones, soluciona los distintos sistemas de agrupamiento

El sistema de vivienda propuesto combina una serie de medidas pasivas de captación y retención de energía, de entre las que se cuentan la captación de radiación solar directa asociado a masa térmica, niveles de aislación bastante por sobre lo exigido por la norma térmica y una optimización del uso del calor generado por la estufa a leña. Esto permite que es sistema obtenga una demanda por calefacción de 60,05KWh/m2.

[maxgallery id=”3389″]