Construcción con troncos, volver a las fuentes


Este singular sistema constructivo data de millones de años atrás, en la edad de piedra, donde aún no era conocido el uso de los metales. Se puede afirmar que es el inicio de la construcción con madera. La tecnología moderna aplicada a la madera y los avances en diseño, han llevado este sistema de construcción a la cúspide aspiracional de la sociedad moderna.

Historia:

Esta clase de edificación es típica de países septentrionales con climas muy fríos y bosques abundantes, por ejemplo Canadá, EE.UU., Escandinavia, Rusia y regiones alpinas, aunque no falten en lugares cálidos -como California- donde las casas de troncos son un signo de distinción social.

Los primeros edificios de troncos datan de la Edad de Piedra y se han localizado en Polonia y Turquía; se destinaban a saunas y graneros. Se trataba de chozas soportadas sobre postes. La transición de simple refugio a edificación permanente se prolongó hasta llegar al asentamiento fijo en aldeas y ciudades.

A comienzos del siglo pasado el sistema fue desplazado por su rusticidad y carácter artesanal. Sin embargo en nuestros días ha conocido un renacimiento gracias a las mejoras tecnológicas que conservando su mismo sistema constructivo, aportan las ventajas de la fabricación. Hoy en día en los países industrializados se proyectan estas casas con sistemas de diseño y fabricación asistidos por computadora, logrando espectaculares y soñados proyectos.

Las características diferenciadoras del sistema:

La edificación a base de rollizos o troncos puede asimilarse a la construcción de muros de mampostería puesto que estructuralmente funciona igual.

El sistema clásico coloca los troncos horizontalmente aunque la disposición vertical, con ser menos frecuente, también se da en ciertas edificaciones.

Desde el punto de vista estético y pese a su rusticidad, la madera se presenta con toda su expresividad, dando un aspecto único a la casa. Esto lo diferencia de los otros sistemas constructivos donde la madera aparece enmascarada o revestida por otros materiales.

Si bien los edificios de troncos se destinaron a locales de uso
secundario, como almacenes, graneros o establos, entre otros; en algunos países como Rusia con gran tradición en este sistema, se construyeron viviendas de gran envergadura. Fuente AITIM.

[maxgallery id=”2522″]