La tecnología de impresión 3D, adopta la madera como material y desafía los límites


En los últimos tiempos la impresión 3D ha dejado de ser una tecnología sólo disponible para industrias y ya se encuentra, por supuesto con diferentes capacidades y limitaciones, al alcance de la mano. La madera ese material tradicional milenario, que alguna vez fue el elegido por artesanos, carpinteros, reconocidos artistas y grandes maestros de distintas especialidades, encuentra hoy un potencial de renacimiento exponencial. Sus atributos ecológicos, su calidez y naturalidad, se combinan con esta tecnología de punta para lograr los objetos más extraños y codiciados.

Las impresoras 3D ofrecen a los desarrolladores del cualquier producto la capacidad para imprimir partes y montajes hechos de diferentes materiales con diversas propiedades físicas y mecánicas, a menudo con un simple proceso de ensamble que se dirige desde una computadora hogareña. Las tecnologías avanzadas de impresión 3D pueden incluso ofrecer modelos que pueden servir como prototipos de cualquier futuro producto a escala en muy poco tiempo.

Desde 2003 ha habido un gran crecimiento en la venta de impresoras 3D. De manera inversa, el costo de las mismas se ha reducido significativamente continuando con el clásico paradigma de la tecnología (a medida que el objeto se masifica y hay competencia, el costo baja). Esta tecnología encuentra uso en campos tales como joyería, calzado, diseño industrial, arquitectura, ingeniería y construcción, automoción y sector aeroespacial, industrias médicas, educación, sistemas de información geográfica, ingeniería civil y muchos otros.


Los tipos de impresión pueden ser por Extrusión: modelado por deposición fundida (FDM); Por Hilado: donde intervienen tecnologías como el Laser o haz de electrones, entre otros; Laminado por capas o bien Fotoquímicos: donde se utiliza Estereolitografía o Fotopolimerización por luz ultravioleta.
Si bien existen equipos que imprimen sobre la madera tallando el material con la forma que se programa desde la computadora, un hecho para destacar es que en 2012 el mundo de la impresión 3D recibe un nuevo material de la mano del fabricante alemán Kai Parthy, quien había desarrollado el filamento de madera LayWoo-D3, el primer filamento con aspecto de madera real. Este filamento contiene un 40% de madera reciclada y el resto de polímeros de unión. Tiene la peculiaridad de que cambia de color en función de la temperatura de impresión, a 180ºC tiene un color claro y a 245ºC presenta un color más oscuro. Además, al tener tanto porcentaje de madera se puede cortar, lijar o incluso pintar con mucha facilidad lo que convierte a este material en ideal para impresiones 3D de maquetas o figuras que necesiten tener el aspecto, el tacto e incluso el olor de la madera.

Con el progreso de la tecnología y la ambición de evolucionar, la tendencia es de diseñar y fabricar elementos antes inimaginables, tanto por falta de herramientas como por el elevado coste que supondría. Un artesano de la madera puede realizar una infinidad de piezas de distinta forma, pero siempre limitado por las herramientas e invirtiendo muchas horas de trabajo. Un arquitecto o diseñador necesita siempre llevar a la realidad sus proyectos en forma de maquetas a escala, teniendo que invertir mucho tiempo en realizarlas a mano con palos de madera. Todo lo anterior es cosa del pasado gracias a la tecnología de impresión 3D (FFF/FDM) combinado con filamentos de madera, que permite crear cualquier pieza, independientemente de la forma (maquetas, elementos decorativos, etc), con tiempos de fabricación y costos mucho menores que antes y con el mismo acabado que con madera real. Tal es el salto a esta tendencia que ya existen empresas y proyectos apoyados por agencias gubernamentales para fabricar muebles y elementos estructurales a tamaño real. Pero no sólo se limita al uso profesional, si no que, cualquier usuario de una impresora 3D se puede convertir en un artesano de la madera sin necesitar conocimientos ni herramientas de un carpintero profesional.

Tal fue la aceptación de esta tecnología que al día de hoy en su categoría de filamentos de madera, se dispone de cuatro líneas de distintas tonalidades: Timberfill Light Wood Tone, Timberfill “Rosewood”, Timberfill “Champagne” y el Timberfill “Cinnamon”.

Gracias a las modernas tecnologías como es el caso de la impresión 3D, la madera continúa como uno de los materiales más elegidos y codiciados. En un futuro no muy lejano cualquiera de nosotros podría imprimir por ejemplo una silla, una repisa o simplemente una cuchara sin necesidad de salir del hogar.