En el futuro cercano, la madera ocupará un rol importante como material de construcción en Argentina.


Puede ser la solucion al déficit habitacional del país

Podría contribuir con 100 mil viviendas extra por año ayudando a reducir la demanda de hogares. El sistema constructivo más utilizado en el mundo, encuentra en Argentina materia prima disponible y enormes ventajas ambientales que brindan sustentabilidad. Para desarrollar este mercado hacen falta políticas públicas para favorecer el desarrollo de la actividad y una articulación público-privada

Según un estudio realizado por la Universidad Católica Argentina (UCA), el déficit habitacional afecta al 20,5% de las familias argentinas, calculando que para resolver este problema crónico se necesitan unas 3 millones de viviendas en todo el territorio nacional. Si bien las políticas públicas como el Plan Procrear han contribuido positivamente, el problema aún no encuentra una solución.

Los plazos de construcción con materiales tradicionales (ladrillos, hierro, piedra, cemento y arena) es una de las limitantes, ya que se estipula que lleva desde ocho meses a un año concluir una vivienda con el sistema tradicional de construcción húmeda. Con un sistema de entramado de madera, conocido en Estados Unidos como Ballon Frame de construcción en seco, una vivienda tipo de unos 60 m2, puede concluirse en sólo dos meses, resolviendo de esa manera no sólo el tema de la urgencia habitacional, sino que además el menor tiempo de obra, minimiza significativamente los costos para una vivienda de similar o superior calidad.

Aportes al déficit habitacional

Gracias a las ventajas antes mencionadas, se podrían construir unas 100 mil viviendas extras por año con el sistema de construcción en seco Ballon Frame, el más utilizado en el mundo. “Para ello hacen falta políticas públicas y una articulación publico-privada que contribuya a armar una plataforma con empresas de construcción satélites en todo el país. De esta manera por primera vez el déficit habitacional comenzaría a mostrar una recuperación”, aseguró Daniel Lassalle, gerente Comercial de la Cámara de la Madera (Cadamda).

 

Sustentabilidad del modelo

Argentina cuenta con una superficie de 1,2 millón de hectáreas de bosques cultivados y ostenta una de las mejores tasas de crecimiento mundiales en especies como el pino o el eucalipto, que son de las más utilizadas en el mundo para la construcción. “Un pino natural de Canadá tarda unos 80 años en crecer, aquí en la Mesopotamia se calcula unos 18 años, por las condiciones de suelo y clima. Esto nos da una ventaja enorme para obtener materia prima accesible y renovable. Además, esa superficie forestada se puede duplicar o triplicar sin competir con otras actividades rurales”, destacó Lassalle.

Ventajas ambientales del sistema

No sólo la velocidad y el ahorro de costos son factores determinantes, la sostenibilidad ambiental juega un papel preponderante en el mundo de la construcción. “Hoy la arquitectura de vanguardia apunta a construir de una manera más amigable con el medio ambiente y en este terreno la madera saca enormes ventajas. Si se compara la cantidad de energía que se utiliza para producir por ejemplo aluminio, hierro o cemento con la madera, la diferencia es abismal. Otro punto crítico es la huella de carbono neutral de la madera, ya que en su vida el árbol secuestra carbono de la atmósfera que queda almacenado en una viga o un machimbre, contribuyendo así a mitigar los efectos del cambio climático”, explicó Lassalle.

Otro punto destacable es el menor consumo de energía de la vivienda, ya sea en verano o invierno, la aislación del sistema de Ballon Frame correctamente instalado, supera en promedio unas 15 veces al hormigón, produciendo miles de pesos en ahorro energético y menos contaminación ambiental.

Un diseño de vanguardia

En cuanto al diseño y decoración, la construcción con madera avanzó de manera considerable gracias a las nuevas tendencias como el estilo minimalista y a nuevas tecnologías disponibles, como por ejemplo el sistema de vigas multilaminadas, entre otros.

Hoy el diseño y la decoración no son temas sólo de estratos sociales altos, hay una gran expectativa en todos los sectores poblacionales que aspiran estar a la vanguardia de la tendencia y este sistema constructivo se adapta más fácilmente a cualquier diseño por su versatilidad e inclusive permite un gran cambio de rumbo durante la ejecución de la obra, algo impensado en la obra húmeda.

El desarrollo del mercado de la construcción con madera es fundamental para la contribución al déficit habitacional, a la preservación del medio ambiente, al aprovechamiento de los recursos forestales del país y a la generación de empleo y bienestar en múltiples economías regionales. “Sin dudas, es un tren al que Argentina debe subirse para aprovechar de manera sostenible un recurso existente y convertirlo en una gran solución para la población”, finalizó Lassalle.

Sobre la Cámara de la Madera

Cadamda fue creada el 2 de julio de 1903 cuando un núcleo reducido de propietarios de aserraderos y corralones de madera realizó por primera vez una reunión con el objeto de cambiar ideas acerca de la fundación de una sociedad con el propósito de defender y mejorar los intereses del gremio. De allí surgió la Sociedad de Aserraderos y Corralones de Madera. En aquel entonces, y hace ya más de 100 años, fue cuna de la mayoría de las empresas del ramo y reunió a la casi totalidad de ellas. Es así que la institución ha podido mantenerse inalterable en el tiempo, gracias a que cumplió y cumple con los objetivos para los cuales fue creada.

Actualmente, Cadamda agrupa a productores forestales, tanto de madera de bosque nativo como de cultivo, aserraderos, industrias, importadores-exportadores y comercializadores de maderas y sus derivados, como así también a fabricantes de productos para la preservación y el embellecimiento de la madera.

El objetivo fundamental de dicha cámara es difundir el uso de la madera y sus derivados para reposicionar a la misma como un material noble, rentable y confiable.

FUENTE: El Diario del Centro del País